Historia del Hospital General de México

La llegada del siglo XX trajo la necesidad de contar en la Ciudad de México con un hospital moderno que proporcionara al enfermo todo tipo de servicios. La solución fue la construcción de este complejo médico, un centro de atención sanitaria que se convirtió en uno de los más importantes de México.

Al principio de siglo XX los establecimientos hospitalarios de la Beneficencia Pública de la Ciudad de México eran viejos edificios, construidos muchos, para usos distintos de los que eran empleados o bien en épocas lejanas, además eran ineficaces, por lo que era necesario contar con una institución médica de carácter general moderna.

El doctor Francisco Fernández del Castillo refiere en su obra el Hospital General de México que el doctor Eduardo Liceaga (1839-1820) había expresado: "se va a llamar Hospital General porque comprende servicios para diversos enfermos, exceptuando solamente enajenados, lesionados y delincuentes, además tiene por objeto la buena asistencia de los enfermos y accesoriamente, contribuir a la educación médica".

El 8 de Mayo de 1903 el ministro de Hacienda, José Eves Limantour, informó a la Cámara de Diputados que se disponía de un millón doscientos mil pesos para el Hospital; en aquel entonces la Ciudad de México tenía una población de 750 mil habitantes con 16 hospitales, el transporte se hacía aún en carros tirados por caballos, mulas y burros.

Para construir el Hospital General se escogió un terreno en la entonces Colonia Hidalgo, hoy de los Doctores, después de haber estudiado 22 sitios probables. En la actualidad la institución conforma, con sus vecinos Centro Médico Nacional Siglo XXI del IMSS y Hospital Infantil de México, un "complejo" médico no estructurado, limitado por una colonia popular y una zona habitacional de clase media-baja. El Hospital General ha sido un espacio fundamental para la historia de las instituciones de salud de nuestro país, con una gran historia de los momentos cruciales de su evolución.

Su fundación: Para la planeación de este establecimiento se hizo un estudio de fondo de la situación hospitalaria, planteándose tres preguntas: 1. ¿Es conveniente el establecimiento de un Hospital General? 2. ¿En qué sitio debe construirse? 3. ¿Cuáles son las bases de la edificación?

Todas estas interrogantes fueron ampliamente contestadas, las respuestas estuvieron bien documentadas; debe decirse que en está época se hizo hincapié en que en un Hospital la administración era el medio y el enfermo era el objeto.

El Hospital General fue fundado el 5 de Febrero de 1905, a los 20 años de haber iniciado la dictadura de Porfirio Díaz, se estableció en los terrenos cercanos a la Calzada de la Piedad, hoy avenida Cuauhtémoc.

La inauguración del centro sanitario estuvo a cargo del entonces presidente de la República, el General Díaz, durante la ceremonia el texto de discurso oficial estuvo a cargo del doctor Eduardo Liceaga, quien señaló los antecedentes de la institución y explicó el significado de la misma. Hubo una parte literaria a cargo del poeta Amado Nervo.

A los cuatro meses de creado, el 17de Junio de 1905, se estructuró su dirección, con base en un reglamento interno.

Cuando se creó esta institución se suprimieron los hospitales San Andrés y González Echeverría; por su parte, la casa de Maternidad e Infancia se convirtió en consultorio central.

En aquella época se pensó que con el tiempo el Hospital General necesitaría ampliarse, por lo que se adquirieron los terrenos inmediatos que se encontraban al sur del Hospital, que durante años fueron hortalizas y que posteriormente fueron ocupados por el Instituto Nacional de Cardiología, Hospital Infantil y Maternidad Mundet.

Al inaugurarse el establecimiento, tenía servicios para toda clase de enfermos, excepto para lesionados, trastornados mentales y prostitutas. La capacidad ordinaria era de 800 internos, pudiendo alojar hasta mil.

Continua